Los micrófonos dinámicos (también llamados de bobina móvil) se consideran muy similares a los altavoces en muchos aspectos. Ambos tienen un diafragma (o cono) con una bobina (una bobina de cable) unida a el. Ambos tienen un sistema magnético que alberga la bobina en la hendidura que presenta. La diferencia es la forma en se usan.

En el caso de un altavoz, la corriente generada por el amplificador fluye por la bobina. El campo magnético creado por la corriente que fluye a través de la bobina interactúa con el campo magnético del imán del altavoz, forzando a la bobina y al cono ligado a esta, a moverse adelante y atrás, produciendo este movimiento en sonido esperado. Los micrófonos dinámicos operan como los altavoces “a la inversa”. El diafragma se moverá por los cambios de presión del sonido. Esta moverá la bobina, que provocará una corriente eléctrica al cortar las líneas de flujo del imán. Es decir, que en lugar de suministrar una energía eléctrica a la bobina (como ocurre con los altavoces) obtendremos energía del micrófono. ¡De hecho, muchos intercomunicadores usan altavoces pequeños con membranas muy ligeras como altavoz y como micrófono, simplemente conmutando el mismo transductor de un uso a otro! Un portavoz no es un gran micrófono, pero es suficiente para esa aplicación.

Los micrófonos dinámicos son reconocidos por su robustez y fiabilidad. No necesitan ninguna batería o fuente externa. Tienen una respuesta plana, pero también los podemos encontrar con respuesta espedífica o “adaptada” para aplicaciones especiales. Su nivel de rendimiento es lo suficientemente alto para atacar directamente la mayoría de las entradas de micrófono con una relación señal/ruido excelente. No necesitan prácticamente ningún mantenimiento, y con un mínimo cuidado sus prestaciones se mantendrán durante muchos años.

Micrófonos de Condensador

Los micrófonos de condensador usan una membrana muy ligera y una plataforma fija que actúa como lado opuesto para formar el condensador. La presión del sonido contra esta fina membrana de polímetro, hace que se mueva. Este movimiento varía la capacidad de este circuito, creando un cambio eléctrico en su salida. En muchos aspectos, un micrófono de condensador funciona de igual forma que un tweeter electrostático, aunque en una escala menor y a la inversa.

Lo micrófonos de condensador son muy valorados por su respuesta en frecuencia muy uniforme y su capacidad de respuesta para sonidos efímeros. La baja masa del diafragma de la membrana le permite una muy buena respuesta en altas frecuencias, mientras que la naturaleza de su diseño, también le permite una muy buena captura de las bajas frecuencias. El sonido resultante es muy natural, limpio y claro, con una excelente transparencia y detalle.

Hay dos tipos básicos de micrófonos de condensador. Uno utiliza una fuente de alimentación externa para proporcionarle el voltaje de polarización necesario para el circuito capacitivo. Este tipo de micrófonos polarizados externamente se utilizan por estudios profesionales o para aplicaciones extremadamente críticas.

Un desarrollo mas reciente es el micrófono de condensador polarizado (Electret). En estos modelos, el voltaje de polarización es generado o en el diafragma o en la plataforma fija durante su fabricación, y esta carga se mantendrá durante la vida del micrófono. Un material Electret tiene como característica la capacidad de mantener la carga sin necesidad de una fuente de polarización, por lo cual tiene cada vez mayor popularidad por razones económicas


Elementos del Condensador Polarizado

Los mejores micrófonos de condensador polarizado son capaces de dar unas prestaciones de muy alta calidad, y se usan preferentemente para radiodifusión, grabaciones y sonido de apoyo.

Los elementos de los micrófonos de condensador tienen otras dos ventajas que los hacen ideales (o únicos) a la hora de elegirlos en muchas aplicaciones: son más ligeros que los elementos de los micrófonos dinámicos, y pueden ser más pequeños. Estas características hacen que sean la elección clara para los tipos de micrófonos en línea y para los miniatura.

Si se intenta reducir el tamaño de los micrófonos dinámicos, da como resultado una importante reducción de la respuesta en las frecuencias bajas, algo de perdida en sensibilidad acústica, y aumento del ruido mecánico o de manejo.