Madrid y su falsa leyenda sobre el ruido Extraído de Revista de Acústica Vol. 42, Nº. 1 y 2  

                                 1º y 2º trimestre de 2011

 Todos hemos oído, en más de una ocasión, que Madrid es la segunda ciudad del mundo en relación con la contamina­ción acústica que soporta. Esta es una afirmación “gratuita” basada en un informe de la OCDE de 1991 (Lutter contre le bruit dans les années 90).

Los medios españoles repiten periódicamente esta afir­mación en cada ocasión en que deben informar sobre algún aspecto de este tipo de contaminación, sin más apoyo docu­mental que “según un informe de la OCDE”. Durante mu­chos años he trabajado en el Servicio encargado del control de la contaminación acústica de la ciudad de Madrid, y en di­versas ocasiones he mantenido contactos con periodistas que reproducían dicha manifestación. Mi primera pregunta, nada más iniciarse la conversación era:

¿Ha leído usted el informe de la OCDE? En todas las ocasiones su respuesta era: NO.

El resto de la conversación consistía en proporcionar al periodista los datos que el Ayuntamiento de Madrid poseía. Datos reales proporcionados por el trabajo del Instituto de Acústica del Consejo de Investigaciones Científicas, “El Mapa Acústico de Madrid” circunscrito a la almendra cen­tral de la ciudad de Madrid, así como los proporcionados por la mejor red de control de la contaminación acústica que existe en Europa, que demostraban que dicha manifestación no se ajustaba a la realidad. Se acompañaba a la información cuantas aclaraciones y explicaciones eran necesarias. Para terminar animábamos al periodista a que diera esa informa­ción en su medio.

Tras la primera entrevista en que surge esta cuestión, salí realmente contento pensando, iluso de mí, que por fin, en al menos un medio de información se iba a dar una versión ajustada a la realidad sobre la condición acústica de Madrid. A los pocos meses ese mismo periodista iniciaba un artículo sobre contaminación acústica con la expresión “Madrid es la ciudad más ruidosa del mundo después de Tokio… 

Nunca los servicios informativos de este país han publi­cado los datos reales de la situación acústica de Madrid, con un mínimo de rigor técnico.

El tan famoso informe de la OCDE, tan famoso como desconocido, fue encargado por dicha institución en el año 1991, para hacer una valoración de la calidad acústica de las ciudades. Con escasos datos de unos pocos países, no todos ellos obtenidos por procedimientos directamente compara­bles, llega a la conclusión de que España es el país más rui­doso después de Japón.

Dicha información aparece en una brevísima nota de prensa de una agencia internacional a mediados del año 1991, y rápidamente fue asumida por por los medios nacio­nales, sin contrastar la información. Pero la noticia no era todo lo interesante para los medios madrileños, ya que ser el segundo país del mundo no era suficiente, tendría mucho más impacto informativo si en lugar de España y Japón po­nían Madrid y Tokio.

Hoy, por petición expresa de un buen amigo, en relación con el Día Internacional de Concienciación sobre el Ruido, expongo los datos reales y los estudios comparativos reali­zados en su momento, que demuestran que entonces la fa­mosa expresión no se ajustaba en absoluto a la realidad, pero prometo que será la última; uno ya es muy mayor y está can­sado de nadar a contra corriente.

En los años 90 no existía norma ni limitación alguna a ni­vel nacional o europeo que estableciera a partir de que lími­tes se debe considerar que existe un problema de contamina­ción acústica, ni una graduación de dicha contaminación, cuando esta existe. Tampoco existían procedimientos homo­logados para la medición y evaluación de la contaminación acústica. Los pocos países que se preocupaban en obtener datos sobre este tipo de contaminación, tenían sus propios procedimientos que hacían muy difícil poder realizar estu­dios comparativos, al utilizar incluso índices de valoración distintos.

Páginas: 1 2