Forma Magnética

En el proceso de grabación magnética, las vibraciones sonoras son transformadas en variaciones de voltaje de idéntica intensidad, amplitud y frecuencia mediante un transductor electroacústico. Estas variaciones de tensión se aplican sobre el electroimán de la cabeza grabadora que transforma la corriente eléctrica en una señal magnética de idéntica intensidad, amplitud y frecuencia. Esta señal magnética actúa reordenando las partículas ferromagnéticas que cubren la superficie del soporte, es decir, magnetizándolas, conforme el soporte va pasando por delante del electroimán.

Existen dos métodos distintos de polarización de la cinta magnética:

– Polarización por corriente continua: que consiste en sumar la corriente continua a la corriente de registro. Este tiene unas desventajas como la introducción de ruido de componente continua y desaprovechamiento de la curva de imantación.

– Polarización por corriente alterna: consiste en sumar a la corriente de registro una señal de polarización alterna. Es una señal de muy alta frecuencia, aproximadamente 3,5 veces mayor de la frecuencia de la señal que se quiere grabar. Tiene unas ventajas como reducir la distorsión, aumentar la diferencia S/N y en ausencia de señal a grabar el ruido es nulo.

Cinta magnética

La reproducción recorre el camino opuesto. La cinta pasa por otro cabezal que recoge el campo magnético de ésta y lo convierte en señal eléctrica.

 

 

Páginas: 1 2 3