Ecualizadores de tono

Son los más sencillos a la hora de conseguir la respuesta sonora. Existen dos tipos:

   – Controles fisiológicos: permiten realizar una adaptación a la respuesta del oído. Se subdivide en dos:

        · Control de sonoridad (Loudness)

Refuerza las frecuencias en las que el oído no es tan eficaz. Depende también del nivel de la señal, según vaya variando podemos aplicar un refuerzo. Dicho refuerzo de graves y agudos será en proporción inversa al volumen del sonido, ya que cuando aumentamos éste, el refuerzo en altas y bajas frecuencias es menor.

        · Control de presencia

No produce atenuación, sólo refuerza.

   – Controles no fisiológicos: te permiten corregir la respuesta en frecuencia de un sistema: · Control de tonos graves y agudos Permite reforzar o atenuar toda la banda de graves y agudos. · Control de medios Realza o atenúa las frecuencias medias.  

Páginas: 1 2 3 4