Se trata de un dispositivo cuya misión es corregir una respuesta en frecuencia de un determinado sistema con el objetivo de linealizarla o adaptarla a unas condiciones adecuadas o concretas que se desean.

Los ecualizadores pueden ser fijos, es decir, van predeterminados por el fabricante y no se pueden retocar, y variables, en los que se pueden variar algunas de sus características en función de lo que queramos retocar.

Dentro de los ecualizadores variables:

De tono: intentan cambiar el tono del sonido – Sintonizados: son ajustados a una determinada frecuencia. Se distinguen dos tipos:

Gráficos: frecuencia fija

– Paramétricos: frecuencia variable

A continuación se describe cada uno de ellos en profundidad.

Páginas: 1 2 3 4