La voz humana es producida en la laringe, cuya parte esencial, la glotis, constituye el verdadero órgano de fonación humano. El aire procedente de los pulmones, es forzado durante la espiración a través de la glotis, haciendo vibrar los dos pares de cuerdas vocales, que se asemejan a dos lengüetas dobles membranáceas. Las cavidades de la cabeza, relacionadas con el sistema respiratorio y nasofaríngeo, actúan como resonadores.

 

Para que exista sonido se requieren tres elementos: un cuerpo elástico que vibre, un agente mecánico que ponga en movimiento ese cuerpo elástico, y una caja de resonancia que amplifique esas vibraciones y las haga perceptibles al oído, a través de las ondas que las transmiten por el aire.

La voz humana participa de las tres condiciones señaladas. El cuerpo elástico que vibra son dos membranas situadas en la garganta llamadas cuerdas vocales. El medio mecánico es el aire. La caja de resonancia está formada por parte de la garganta y por la boca. El aparato fonador está constituido por tres cavidades: la faríngea, la bucal y la nasal.

El sistema vocal humano puede dividirse en tres partes:

– Aparato respiratorio: donde se almacena y circula el aire.Los pulmones, empujados por el diafragma, se encargan de suministrar el aire necesario para emitir el sonido. Nariz, tráquea, pulmones y diafragma.

 

Aparato respiratorio

 

– Aparato de fonación: donde el aire se convierte en sonido. El aire sube por la tráquea y se convierte en sonido al vibrar las cuerdas vocales situadas en la laringe. Laringe y cuerdas vocales.

Tracto vocal

– Aparato resonador: el sonido producido se transforma y amplifica por medio de los resonadores como la lengua, la boca, los labios, los huesos de los pómulos y el cráneo.

 

 

Bibliografía

ehu.es 

– “La voz” Huche, André Allali