Un mapa de ruido es la presentación de datos sobre una situación acústica existente o pronosticada en función de un índice de ruido, en la que se indicará la superación de cualquier valor límite pertinente vigente, el número de personas afectadas en una zona específica o el número de viviendas expuestas a determinados valores de un índice de ruido en una zona específica.  Un mapa de ruido es diseñado para evaluar globalmente la exposición al ruido en una zona determinada, debido a la existencia de distintas fuentes de ruido, o para poder realizar predicciones globales.

El término general de mapas de ruido se suele utilizar para referirse a mapas horizontales de líneas isofónicas a cierta altura del suelo. El nivel al que se refieren las líneas isofónicas suele ser un nivel sonoro continuo equivalente.

Los mapas de ruido pueden ser además generales o específicos sobre una o varias fuentes determinadas. Los mapas urbanos serían del primer tipo, mientras que es frecuente realizar mapas específicos del entorno de las carreteras, de los ferrocarriles, de los aeropuertos, de canteras, zonas de ocio, zonas de obra, de determinadas industrias.

A la hora de abordar la elaboración de un mapa de ruido es necesario determinar en primer lugar las características del mapa que se desea obtener:

 

– General o específico para una fuente.

– Ámbito del mapa y altura sobre el suelo.

– Escala de trabajo y precisión de los datos.

– Índices acústicos e información reflejados en el mapa.

 

 

 

Una vez determinadas se selecciona la técnica a emplear:

 

– Medidas mediante sonómetros.

 

-Métodos de previsión. Se basan en el conocimiento de las teorías de la emisión y propagación del sonido. Éstas permiten calcular los niveles de ruido a través de la simulación de situaciones reales o predecibles mediante modelos matemáticos o físicos.

-Combinación de medidas y previsiones.

 

En función de las características del mapa se utiliza un método u otro.

 

Los mapas de carácter general, como es el caso de los mapas de aglomeraciones, son más difíciles de elaborar mediante modelos de previsión, ya que no siempre es posible determinar el comportamiento de las fuentes de ruido y disponer de métodos de cálculo fiables. El uso de modelos de previsión para los mapas de carreteras, ferrocarriles y aeropuertos presenta numerosas ventajas prácticas, y con las precauciones adecuadas se están consiguiendo una muy buena fiabilidad de los resultados.

Por otro lado, las técnicas de medida directa de niveles sonoros resultan muy caras en general y requieren periodos de tiempo excesivamente largos para realizar los mapas. Sin embargo, los resultados reflejan dentro de los límites de precisión y de tiempo de las medidas, valores reales del ruido en situaciones existentes.

Páginas: 1 2 3