Este ciudadano ha apelado a la Fiscalía Provincial para denunciar a la alcaldesa de Plasencia, Elia Blanco, por hacer caso omiso de las quejas de los vecinos que sufren la movida nocturna en el centro de la ciudad y también por su indiferencia ante los estudios visados por el Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos de Telecomunicación (COITT), que desvelan que hay un exceso de ruido que supera los límites permitidos.

El denunciante señala en su escrito que se está vulnerando la Ley del Ruido, así como los Reales Decretos que la desarrollan; la reglamentación de ruidos y vibraciones de la Junta de Extremadura y multitud de sentencias tanto del Tribunal Constitucional como del Supremo.

Nuestro país es el segundo más ruidoso del mundo, después de Japón. Este problema medioambiental es uno de los que más preocupan a los españoles y el ruido que genera más protestas en nuestro país es el originado por el ocio nocturno. La denuncia del ciudadano de Plasencia se une a las que han interpuesto diferentes movimientos ciudadanos en España, que han puesto en evidencia la descoordinación existente entre las distintas administraciones.