Gráfica del ascenso y descenso de la energíaCuando una fuente sonora comienza a irradiar energía acústica en un recinto cerrado, el campo acústico resultante, empieza propagándose libremente (régimen transitorio). Después de un cierto tiempo, las ondas acústicas comienzan a sufrir reflexiones al incidir sobre los distintos cerramientos, superponiéndose las ondas incidentes con las reflejadas (régimen estacionario). En un cierto instante, la fuente interrumpe su emisión (reverberación).

Gráfica del ascenso y descenso de la energía

Cuando una fuente sonora comienza a irradiar energía acústica en un recinto cerrado, el campo acústico resultante, empieza propagándose libremente. Después de un cierto tiempo, las ondas acústicas comienzan a sufrir reflexiones al incidir sobre los distintos cerramientos, superponiéndose las ondas incidentes con las reflejadas. Este proceso de reflexión se va repitiendo continuamente, pero debido a la absorción de la sala llega un momento en que se igualan la energía absorbida y la emitida por la fuente, permaneciendo estacionaria la energía en la sala.

Llega un momento en el que la fuente cesa de emitir. En ese momento la energía absorbida por la sala es mayor que la emitida por la fuente, que es nula. Esto hace que poco a poco la energía va desapareciendo, hasta llegar a ser inaudible. A ese fenómeno de persistencia del sonido en la sala una vez cesada la fuente, se le denomina reverberación. Ésta puede ser beneficiosa, reforzando el sonido y prolongándolo, o perjudicial, enmascarando unos sonidos con otros.

Representando el valor de la densidad de energía acústica con respecto al tiempo, se pueden distinguir tres tramos:

– Un primer tramo que corresponde a un régimen transitorio de aumento de la densidad de energía. Éste se inicia en el momento en que empieza a emitir la fuente. En este tramo, la energía emitida por la fuente por unidad de tiempo supera a la absorbida por la sala en ese mismo tiempo. La densidad de energía en un punto cualquiera de la sala será:

 

                                                                  

– El segundo tramo se inicia en el momento en que se iguala la energía ganada y pérdida por unidad de tiempo. De este modo se inicia el régimen transitorio, en el que la densidad de energía permanece constante con el tiempo.

                                                                                                      

– En el instante en el que cesa la fuente, se inicia el tercer tramo. La densidad de energía comienza a descender de forma gradual y continua debido a la absorción de la sala.

                                                                                                    

Gráfica de ascenso y descenso de la densidad de energía

 

 

Bibliografía

“Diseño acústico de espacios arquitectónicos” Antoni Carrión Isbert